QUIMIOTERAPIA

Consiste en la combinación de fármacos que actúan contra las células que crecen y se dividen con rapidez, como las cancerosas, con el objetivo de reducir o eliminar el tumor por completo. Al ser un tratamiento sistémico, actúa por todo el organismo, y por tanto tiene efecto tanto en el tumor primario como en las posibles metástasis localizadas a distancia. Por esta razón, es el tratamiento principal en tumores en estadio IV o metastásico. En pacientes con estadios II y III se puede usar después de la cirugía para ayudar a prevenir la recidiva del cáncer o previamente a la cirugía o la radiación, para reducir el tamaño del tumor y permitir que la intervención quirúrgica sea más sencilla y la radiación más efectiva.

La quimioterapia puede ser administrada de formas muy diversas: oral, intravenosa, en inyección intratecal (entre los tejidos que recubren el cerebro y la médula espinal), intraperitoneal (cavidad peritoneal), intraarterial o tópica.

Los efectos secundarios de la quimioterapia pueden incluir náuseas y vómitos, diarrea, llagas en la boca, pérdida de cabello, hormigueo y entumecimiento de las extremidades, anemia, reducción del número de glóbulos blancos y/o plaquetas en sangre, fatiga y cansancio.

Última actualización 11/11/2019
Uso de cookies

 

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies.